14 November 2019
Old site Beta Version
2018/05/23 - 16:18
2018/05/23 - 16:18
comunicado

comunicado del Gobierno de la República Islámica de Irán

comunicado del Gobierno de la República Islámica de Irán acerca de la retirada ilegal del Gobierno de los Estados Unidos de América del Plan Integral de Acción Conjunta

comunicado del Gobierno de la República Islámica de Irán acerca de la retirada ilegal
del Gobierno de los Estados Unidos de América

del Plan Integral de Acción Conjunta

 

Teherán, a 10 de mayo de 2018

 

En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso

 

La retirada ilegal del Presidente de los Estados Unidos de América del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC) no es sino la última de las largas y constantes violaciones de este acuerdo por parte de los Estados Unidos, especialmente desde que asumió el poder su nueva radical Administración. Los agravios del Sr. Trump en contra de la gran Nación Iraní indican el alcance de su ignorancia y alocamiento. Más aún, sus acusaciones infundadas contra el Gobierno de la República Islámica de Irán son dignas del mismo régimen estadounidense que ha arrastrado a Oriente Medio hacia el caos a través de sus intervenciones y que ha extendido el terrorismo y el extremismo; cuyo aliado sionista está involucrado en crueldades sin precedentes, violaciones de derechos humanos y agresiones; y cuyos lacayos regionales han creado todos los grupos terroristas que ahora el Sr. Trump los vincula, en el marco de unas ridículas alegaciones, con la República Islámica de Irán. Es lamentable que un individuo así gobierne el civilizado y pacifista pueblo estadounidense.

                Desde su campaña electoral, el Sr. Trump había declarado su odio por el PIAC, un acuerdo que el mundo reconoce como la victoria de la diplomacia. Desde que asumió el poder, el Sr. Trump no sólo ha declarado posicionamientos oficiales explícitos en contra del acuerdo nuclear, en clara violación de sus disposiciones, sino que se negaba a implementar, en la práctica, los compromisos de fondo de Estados Unidos en el PIAC, limitándose a los de forma únicamente. La República Islámica de Irán ha registrado estas violaciones en varias cartas remitidas a la Comisión Conjunta convenida en el PIAC, poniendo en manifiesto la mala fe de la actual Administración estadounidense y sus continuas violaciones al acuerdo. Por tanto, la más reciente acción del Sr. Trump no es una novedad, sino que simplemente marca el fin de la presencia obstructiva de los Estados Unidos en el PIAC.

                El PIAC es un acuerdo multilateral avalado unánimemente por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el cual, en contraste con las declaraciones del Sr. Trump, no es meramente un acuerdo de su predecesor cuya implementación pueda ser ignorada por una administración estadounidense posterior.

                Esta acción por parte del Presidente de los Estados Unidos no está limitada al PIAC ya que violaciones a la ley y el incumplimiento de compromisos se han convertido en un hábito de la actual Administración estadounidense, que van desde el Acuerdo Climático de París hasta El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). Que el Gobierno de los Estados Unidos tardara dieciséis meses para retirarse oficial y explícitamente del acuerdo nuclear, se ha debido únicamente al consenso global sobre el PIAC y a la propia consolidación del acuerdo.

                Más allá de dañar aún más la credibilidad de los Estados Unidos en la escena mundial, la salida del PIAC cuestiona seriamente los fundamentos de las relaciones internacionales en el mundo actual y la credibilidad de los acuerdos con los Estados Unidos – sean bilaterales o multilaterales - y también ha puesto el sistema de Derecho Internacional en un peligro serio.

                A diferencia de los Estados Unidos, la República Islámica de Irán siempre está comprometida con sus compromisos internacionales y ve el sostenimiento de tales compromisos como un principio religioso fundamental y una norma incontrovertible que sustenta el Derecho Internacional. Hasta la fecha, el cumplimiento por parte de Irán de todos sus compromisos bajo el PIAC ha sido verificado por la única autoridad internacionalmente reconocida, es decir, la Agencia Internacional de Energía Atómica que es la autoridad competente que ha designado el PIAC para tal fin, cumplimientos que han sido reconocidos repetidamente por todas las partes del PIAC, incluidos los Estados Unidos. En tal sentido, alegaciones infundadas y ridículos espectáculos de propaganda no tienen valor o credibilidad en el marco del PIAC, especialmente desde que la Agencia Internacional de Energía Atómica, tras las acusaciones realizadas por Trump y sus cómplices, ha reiterado una vez más que Irán está apegándose a sus compromisos bajo el acuerdo.

                Irán, como un país que se ha mantenido comprometido con sus obligaciones legales, dará seguimiento a la decisión del Gobierno de Estados Unidos de retirarse del PIAC, según lo dispuesto por los mecanismos del acuerdo, y si la salida de los Estados Unidos no es completamente compensada y todos los intereses del Pueblo Iraní no son completamente satisfechos y garantizados – según lo enunciado en el acuerdo y lo delineado por el Líder Supremo de Irán el 9 de mayo, ejercerá entonces su derecho legal para adoptar cualquier medida recíproca que considere oportuna. Las otras partes del PIAC, y especialmente sus tres signatarios europeos, deben llevar a cabo las acciones necesarias para salvaguardar el acuerdo e implementar sus compromisos – que incluso durante la presencia formal de EE. UU. en el acuerdo fueron incapaces de cumplirlos cabalmente, debido a las obstrucciones de la administración de Trump - y pasar de hacer promesas a realizar acciones prácticas sin condición alguna.

                Ninguna de las disposiciones del PIAC o los tiempos estipulados en el, que han sido objeto de doce años de negociaciones, son negociables de manera alguna. La Administración estadounidense, que ha fomentado el extremismo, el terrorismo, la destrucción, la guerra, y la matanza de niños en nuestra región a través de sus políticas erróneas y entrometidas, no está en condiciones de emitir dictado alguno acerca de la presencia legal de la República Islámica de Irán dentro de su propia región, ni sobre su apoyo efectivo a los pueblos de Siria e Irak en su esfuerzo por luchar contra el extremismo. Los Estados Unidos y sus aliados, que a través de su apoyo al régimen de Saddam Hussein, equipándolo con armas químicas y los más sofisticados armamentos a la vez que bloquearon el acceso de Irán a cualquier medio de defensa, atentaron contra el pueblo iraní durante ocho años, y que actualmente han dinamitado nuestra región mediante la venta de cientos de miles de millones de dólares de armamentos sofisticados, devorando los recursos financieros de la región; no están en posición de imponer restricciones a los medios legítimos de defensa de la República Islámica de Irán, incluyendo los misiles balísticos que han sido diseñados para transportar armas convencionales en base a las amargas experiencias del país por la guerra impuesta por el régimen de Saddam Hussein. En efecto, tales esfuerzos violan explícitamente los principios del Derecho Internacional, así como el legítimo derecho de la República Islámica de Irán a la autodefensa según el Artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas.

                Como ha sido anunciado por el Presidente de la República Islámica de Irán el 8 de mayo, el Ministro de Asuntos Exteriores ha sido comisionado con el deber de tomar las medidas necesarias para obtener las garantías requeridas por parte de los integrantes que aún quedan del PIAC, así como de los otros socios económicos de Irán, e informar inmediatamente los resultados de su misión. Mientras tanto, el Presidente de la Organización de Energía Atómica de Irán ha sido comisionado a tomar todos los pasos necesarios para que Irán entre en la fase del enriquecimiento a escala industrial irrestricto, usando los resultados de las más recientes investigaciones y desarrollos de los valientes científicos nucleares de Irán.

                El Pueblo de Irán continuará con calma y confianza su camino hacia el progreso y el desarrollo, y el Gobierno de la República Islámica de Irán ha previsto todas las medidas necesarias para cualquier circunstancia.

                La República Islámica de Irán, como un estado seguro y poderoso que obtiene su seguridad y desarrollo económico desde el interior, apoyándose en la participación inteligente y resiliencia de su gente valiente y civilizada, busca una interacción constructiva y digna con el mundo y, como se ha demostrado por su cumplimiento con el PIAC a pesar de las continuas violaciones de los Estados Unidos, es un socio confiable y comprometido para todos aquellos que estén dispuestos para cooperar con el país en base a intereses compartidos y respeto mutuo.

 

متن دیدگاه
نظرات کاربران
تاکنون نظری ثبت نشده است